La UCV dio la Bienvenida a la Navidad.

Diciembre 2 , 2018
El concierto organizado por la Dirección de Cultura de la UCV, a cargo de Trina Medina, tuvo como protagonista central a la Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV)  acompañada por el Orfeón Universitario, la Estudiantina Universitaria  y “Los Tucusitos”. También participó el grupo “Tradiciones de Venezuela” y el Coro infantil  de la UCV
El Aula Magna, de iluminada  policromía, replicada en instrumentos y coreografía,  se constituyó en punto de encuentro para diversos géneros. La exigencia de  este desafío musical fue satisfecha con maestría por los diferentes directores arreglistas y músicos, quienes ratificaron  la premisa  según la cual   : El sentido armónico es  uno de los fenómenos más notables de la música.  Ese  performance de calidad,  permitió que el hermoso auditorio se poblara de” “buenos oyentes”,  como lo demandan  las Grandes Salas. Para que exista correspondencia en   la tríada  compositor, interprete y oyente.
El inicio no pudo ser más promisor y ecuménico, el director de la OSV  Alfonso López Chollet, homenajeó  a nuestros sentidos con  los Standarts  mundiales de la música navideña, tal como se  hace en el Lincoln Center, Royal Albert etc. por las grandes sinfónicas anglosajonas.
Ese  carácter  ecuménico y sincrético se mantuvo sin concesiones anti armónicas  y se  hizo más notable cuando en formato sinfónico, el Director de la OSV logró que   los arreglos  fueran respetados estrictamente y cada género y cada pieza conservara  su  cualidad esencial . Este impresionante ensamble  permitió que siguiéramos siendo buenos oyentes  durante la presentación de los grupos en el formato mencionado.
 Destacables también los  puntos de enlaces y fusión, que el Director hacia posible, por ejemplo ,  entre, Stille Nacht, heilige Nacht) o “Noche Paz, música   del   maestro de escuela y organista austriaco Franz Xaver Gruber y  la letra del  sacerdote austriaco Joseph Mohr. Mariah Carey,  que pareciera “pertenecer “, hoy, a la cantante María Carey, con el  “El Burrito Sabanero”  de  Hugo Blanco, interpretado por “Los Tucusitos”. Mayor libertad creativa imposible.
Pero el rol de la OSV  continuó activo. Así el fabuloso escenario con 200 personas actuando , recibió al baile de “La Burra, “para posteriormente ceder lugar a un popurrí de gaitas , luego emergieron las notas y voces de “La Barca de Oro “, que habría servido para un cierre apoteósico. Pero el maestro subió la apuesta musical y nos despidió con otro popurrí pero de Billos, ¿Qué más podría pedirse…?
Tomo como referencia una frase del magnífico discurso de presentación de  de nuestra admirada Trina Medina, a quien felicitamos: “la UCV se reinventa positivamente en cada acto de esta naturaleza, porque además de lo que significan, lo hace venciendo dificultades”, para agregar, de mi parte, que solo en  esa Casa Docta se puede crear un ambiente de libertad  para tanto sincretismo cultural, musical de calidad, sin comisaros ni centinelas del pensamiento.
Viva la UCV
Impermeables al desaliento
Amalio Belmonte