El pianista Kristhyan Benítez regresa a Caracas

Este sábado 13 de octubre y domingo 14, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, Kristhyan Benítez, uno de los pianistas venezolanos de mayor renombre internacional en la actualidad, se presentará junto a la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho, para interpretar, el Concierto Nro. 2 para Piano de Rachmaninov, considerado un canto de esperanza.

El talentoso pianista venezolano vuelve a Caracas pues considera queuno debe volver a  sus orígenes para recordar quién eres y al mismo tiempo, renovar las perspectivas de quien quieres ser”. Kristhyan relata su experiencia pianística, el lanzamiento de su tercera producción discográfica, giras y próximas presentaciones, además de lo orgulloso, privilegiado y honrado que se siente de ser venezolano.

¿Te habías presentado anteriormente en el Aula Magna?  ¿En China tocaste para 11.00 personas?

Uno de mis primeros conciertos con orquesta, fue cuando tenía 8 años. Me invitó el maestro Carlos Riazuelo a tocar con la Orquesta Municipal de Caracas en el Festival del Hatillo. Fui la persona más joven en participar en el Festival y luego, el concierto se repitió en el Aula Magna donde toqué por primera vez, convirtiéndose en una experiencia increíble. Posteriormente, tuve numerosas presentaciones y siempre era para mí un momento muy importante: primero, porque la sala me parecía muy bella y luego,  obviamente al investigar a las personas involucradas en Las nubes de Calder, Villanueva y todo el proyecto de la Universidad Central, mi fascinación fue mayor: Tengo aproximadamente 10 años que no tocaba en el Aula Magna y reencontrarme con esta sala va a ser algo muy emocionante y nostálgico.

El año pasado estuve haciendo una gira por 12 ciudades de China, era la primera vez que estaba en el continente Asiático y fue una experiencia extraordinaria. Resultó muy estresante pero enriquecedor el poder compartir con otra cultura completamente distinta fue gratificante. Estuve tocando en salas de conciertos de más de 5.000 espectadores: Toqué en el National Center of the Arts en Beijing, una sala increíble y una de las cosas que más me impresionó fue que era el primer recital de la gira y  que la sala estaba completamente llena, se agotaron las entradas. Para mí fue emocionante porque imagínate un venezolano que llega a China a dar un recital de piano solo, que nadie conoce y se llena toda la sala, sin quedar boletos disponibles. El tour empezó con un buen pie, así que fue una vivencia que quisiera repetir.

¿Cómo se dio esta colaboración con la Ayacucho?

Esta colaboración empezó a gestarse a comienzos de este año, con la maestra Elisa Vegas, a quien admiro muchísimo y he seguido muy de cerca toda su trayectoria. Es la primera vez que hacemos música juntos. Con la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho había tocado en otras oportunidades cuando estaba más joven y también nuevamente reencontrarme con la Orquesta, en el Aula Magna y hacer por primera vez música con la maestra Elisa Vegas, va a ser algo memorable.

¿Qué significa para tí el Concierto Nro. 2 para Piano de Rachmaninov?

Es uno de los conciertos más importantes del repertorio pianístico. Me siento muy conectado con la música de Rachmaninov y con su manera de  expresarse. Es una pieza emocional, con muchos momentos de clímax que permite a quien la esté ejecutando exponerse a carne viva. ¡Es simplemente perfecta! Es un reto cada vez que tengo que tocarla, y en cada oportunidad experimento algo diferente, como si fuese la primera vez.

¿Esta pieza es el resultado de cómo se puede recuperar la confianza tras una larga depresión? ¿Qué opinas?

Esta obra habla del renacer, de la transformación, la manera de cómo el ser humano se siente perdido, y gracias a ese sentimiento de fracaso y de sentirse en el lugar más oscuro, puede encontrar la fe y sentir las ganas de buscar la luz y la superación.

Coméntanos sobre el lanzamiento de tu tercer disco y el sencillo “desesperanza” y de la colaboración de Ainhoa, ganadora de Operación Triunfo

Mi tercera producción discográfica se titula “Nosotros” y es un disco homenaje a Venezuela, completamente. Es una carta de amor redactada a futuro donde se expone de alguna manera las quejas de lo que vivimos en el presente como un reclamo, pero al mismo tiempo, es una manera de reconciliarnos como venezolanos, con nuestra cultura, de reconciliarnos con aquel momento en donde en Venezuela se creaba música, en donde a pesar de las vicisitudes, a pesar de todas las cosas, podíamos estar, podíamos vivir de eso, podíamos sentirnos felices, y ésta es una manera de reconectarnos con esa nostalgia del pasado y por qué no, convertirla también en nuestro presente y tratar de levantar un poco el alma. Por supuesto, va dedicado enteramente a Venezuela y a nosotros los venezolanos, pero con una cualidad específica en donde cualquier persona de otro país que pueda escuchar lo que se está exponiendo en ese disco, se pueda sentir identificado.

El disco cuenta con artistas invitados, hay muchos dúos y música para piano solo también. Se dio orgánicamente el contacto con Ainhoa, una maravillosa artista con una voz increíble. Yo recuerdo haber visto el final de Operación Triunfo y quedé encantado con ella. Gracias al productor ejecutivo del disco, Juan Pablo Fernández Feo, un venezolano quien vive en México, se logró hacer el contacto y a Ainhoa le interesó el proyecto.  Estamos con “Desesperanza” que por supuesto, esta canción de María Luisa Escobar, es increíblemente bella y poderosa y Ainhoa la eleva a un nivel mucho más desgarrador de lo que ya es y al mismo tiempo, le da un toque más moderno, porque también es la idea del disco, atraer esa nostalgia, pero convertirla en algo en el presente, que otras generaciones puedan escucharla y por supuesto, también que  las generaciones a las que iba enfocada esta música recuerden eso con mucho cariño.

¿Compusiste alguna pieza para esta nueva producción?

En esta oportunidad y para este disco tuve que ser el pianista del disco, el productor, el manager, el arreglista. En este oportunidad no me arriesgué a hacer una pieza de mi autoría, pero ha sido una cosa que me ha llamado la atención por muchísimo tiempo y cada vez se convierte en un pensamiento mucho más fuerte, así que podrán escuchar muy pronto, quizás el año que viene,  ya música hecha por mí, pero sí estuve haciendo arreglos junto a otros arreglistas maravillosos. Fue también una faceta nueva para mí y un reto profesional muy grande estar de lleno al 200% en esta producción.

Háblanos sobre tus compromisos en México, Europa y tu segundo tour por China

Los compromisos en América y Europa, están enfocados en el lanzamiento del disco, la idea es poder presentar el disco donde estén las comunidades más grandes de venezolanos. Se está hablando de Panamá y México. Este disco fue gestado en México, la mayor parte del contenido fue grabado allí, que fue mi casa por un año, y realmente me siento muy apegado. Creo que es uno de esos países, en donde uno como venezolano en estos momentos de exilio, en estos momentos de buscar un lugar en donde se pueda parecer más a lo que uno vivió, México es uno de esos países que te abraza, los mexicanos son gente muy querida para mí y tanto la Ciudad de México como Monterrey, son ciudades importantes. Luego está Miami, Nueva York, Madrid y se está pensando también en ciudades más al sur, como en Chile y Argentina.

El segundo tour por China se dio a partir de la primera gira que hice, estamos todavía en proceso de discusión, va a ser una programación más pequeña, abarcando ciudades en las que no participé en la primera vuelta. Va a ser un concierto nuevamente en Shanghái, en Hong Kong ahora, en Macao, en Taipéi, se interpretarán recitales para piano solo en donde la música latinoamericana y venezolana juegan un papel muy importante.

¿Cuáles ingrediente criollos le agregas a tus interpretaciones cuando te presentas en tus compromisos internacionales? ¿Cómo has logrado consolidar tu técnica?

Está de más decir que siempre en el cien por ciento de mis conciertos incluyo música venezolana. Son mis raíces, me siento orgullosísimo de la música que tenemos, siempre trato de dejar ese granito de arena y sembrar esa curiosidad en la gente. Cuando estuve en China tocaba mucha música venezolana y la gente se mostraba entusiasta y contenta, cada vez que la escuchaba, por ejemplo, un joropo o un merengue venezolano. El nuevo disco que va a salir es un homenaje a Venezuela y el próximo proyecto discográfico, que es un poco más hacia el lado clásico, porque este disco está un poco más fusionado, va a incluir obras venezolanas del repertorio más académico, más clásico.

La mejor técnica son las experiencias que tienes en tu vida, y no existe la técnica perfecta, creo que es un cúmulo de cosas que he aprendido durante todos estos años de carrera, empezando por supuesto con mi maestra, la que me impulso, la que me dio ese amor que le tengo a mi profesión, que es Olga López, que me enseñó tanto, es como mi segunda mamá y la admiro mucho. Luego me fui a EEUU, después a París, regresé otra vez a los EEUU. He tenido clases con diversidad de técnicas de maestros y personalidades de Rusia, Alemania, Cuba, Francia, Argentina, y creo que todas esas cosas que he aprendido de cada uno hoy en día las he consolidado en lo que yo les llamo mi técnica y creo que cada pianista pudiera pensar más o menos igual: no existe un método perfecto o una técnica perfecta. En mi opinión, la técnica perfecta es el cúmulo de experiencias y de cosas aprendidas durante un periodo de la carrera y uno nunca termina de aprender, esto es para toda la vida, cada día que pasa uno va a un concierto o ves una conferencia o cuando estás dando clases sigues aprendiendo. Creo que es lo maravilloso de pertenecer a una profesión tan bella, tan profunda y tan trascendental como la música.

¿Crees que la música académica es para una élite o ese concepto ha cambiado en algunos países?

Yo considero que sí, que es para una élite, pero no es una élite que está basada en el estatus socio económico, sino que simplemente se podría llamar élite porque son personas que buscan trascender con la música y creo que eso cada vez ha penetrado más, convirtiéndonos al mundo entero, en una gran élite cultural y que busca trascender a través de la música académica. Esa percepción ha cambiado en muchos países, pero siento que está muy basado en el tema socio económico y siento que la música y las artes en general va más allá de eso, va mucho a la sensibilidad del ser humano, al sentido de la estética, al sentido de poder nutrir el alma, la mente y el corazón. Yo creo que nosotros como voceros del arte de la música estamos en la responsabilidad de poder darle a nuestro público y nutrirlos con todas estas piezas maravillosas que nos han dejado todos estos compositores y también por supuesto, exponer al mundo las obras nuevas de los compositores que están en este momento creando.

No es una élite que está basada en el estatus socio económico, sino que simplemente se podría llamar élite porque son personas que buscan trascender con la música

¿Ser venezolano te diferencia de la oferta artística?  

Venezuela es un gran país, que está forjado bajo unas bases culturales y musicales muy hermosas, muy grandes y trascendentales

Soy un venezolano a tiempo completo y llevo lo mejor de mí y de mi país a donde quiera que vaya, esto es como mi modo de vida, luego de vivir tantos años fuera de mi país, ¿Me diferencia? Puedo decir que sí,  Venezuela es un gran país, que está forjado bajo unas bases culturales y musicales muy hermosas, muy grandes y trascendentales, nuevamente creo que es una de las cosas que quiero plasmar en mi tercer disco “Nosotros”, que es recordarnos a todos nosotros los venezolanos que Venezuela siempre fue en la música y otras disciplinas, pero específicamente en la música, un lugar a donde la gente tenía que ver, tenían que voltear a ver qué era lo que estaba pasando ahí, durante muchísimo tiempo y sigue así. Sí, creo que es un honor y un privilegio poder ser venezolano y pertenecer al mundo del arte a nivel mundial y dar siempre ese granito de arena y con ese orgullo y con esa bandera de ser venezolano y demostrar lo que somos.


¿Por qué regresar a Caracas?

Me he hecho esta pregunta desde que recibí la propuesta, ¿Por qué volver a Caracas? Y acepté volver porque en la vida uno siempre tiene que regresar a sus orígenes para recordar quién eres y al mismo tiempo, renovar las perspectivas de quien quieres ser. Así que los espero a todos el sábado 13 de octubre a las 4 de la tarde y el domingo 14 a las 11 de la mañana.  Acompáñenme en este viaje maravilloso, concierto Nº2 de Rachmaninov y luego, la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho junto a la Maestra Elisa Vegas presentarán  la maravillosa obra de Orff, Carmina Burana


 

¿Has tenido algún contacto con la diáspora musical?

Hemos hecho música y más allá de todo se interesaron muchísimo en este proyecto y me llena de alegría poder contar con ellos

Sí claro, de hecho en el disco que voy a sacar, que sale muy pronto, tengo unos invitados de lujo, venezolanos, con los que he tenido contacto. Hemos hecho música y más allá de todo se interesaron muchísimo en este proyecto y me llena de alegría poder contar con ellos: el cuatrista venezolano Jorge Glem, forma parte del disco, dos cantantes de lujo venezolanas, Mariaca Semprún, a quien quiero y admiro mucho y la maravillosa cantante Laura Guevara, con ese estilo único y esa voz espectacular. Cuento también con la dicha de que esté en el disco la violinista Daniela Padrón,  residenciada en la ciudad de Miami, luego está el baterista de la banda de rock la Vida Bohéme, Sebastián Ayala, baterista de lujo, y luego, el productor musical Alberto Stangarone también formará parte, una persona sumamente creativa, muy talentoso. Hago una primera incursión del piano clásico con elementos electrónicos, con producción musical hecha con sintetizadores, computadora y creo que va a ser una experiencia muy enriquecedora para todos y estoy orgulloso al máximo de poder compartir con estos grandes artistas venezolanos.

¿La música clásica se podría masificar? ¿En tu opinión qué es lo que atrae al público?

Yo creo que la música clásica se podría masificar, creo que en los momentos en los que más atrae al público en general es realmente cuando se fusiona, cuando se une la música clásica con otro tipo de música.  Eso tiene un impacto positivo en las audiencias y nuevamente, esto es parte de lo que yo estoy buscando en este tercer disco, es unir el piano clásico y la música académica, porque el rango de la música va desde Vicente Emilio Sojo hasta música actual, pasando por boleros, música pop de los años 80 y 90, todo enfocado a como si estuvieras en una sala de conciertos con solamente un piano acústico y por supuesto, con los invitados que te mencione anteriormente, y con un toque diferente, música pop mezclada con música clásica, música venezolana mezclada con música clásica. Tiene muchos aditivos en donde cualquier persona de cualquier cultura se pudiera sentir interesado por esta producción.

¿Te has vuelto un artista más interactivo en las redes sociales? ¿por qué es importante para ti?

Hoy en día el mundo de las redes sociales forma un pilar del medio artístico musical. Tengo muchos seguidores que no están necesariamente aquí en EEUU o en Venezuela, y la mejor manera de poderme comunicar con ellos es por mis redes sociales en Instagram y Twitter @kristhyan y en Facebook KB piano.

 

Fuente: https://www.venezuelasinfonica.com/colaboradores/el-pianista-kristhyan-benitez-regresa-a-caracas