El Chichón: 40 años cultivando risas para generar inquietudes

La música y los juegos serán parte de la celebración en Un cumpleaños hecho canción con Edgar Ojeda y El Chichón, espectáculo con el que la agrupación de teatro infantil de la UCV festeja su 40 aniversario

Los brillantes colores en el vestuario de El Chichón y su banda captan la atención del espectador. Ocho simpáticos personajes recorren el escenario cantando y bailando temas que emocionan a los más pequeños. Seis canciones serán interpretadas por el grupo de teatro infantil de la Universidad Central de Venezuela en Un cumpleaños hecho canción con Edgar Ojeda y El Chichón. Su repertorio pretende que los niños se sientan identificados con lo que observan. Allí se habla de temas que no suelen ser representados en las obras infantiles. La muerte, el divorcio, la educación sexual o el maltrato infantil son parte de sus letras. No en vano el lema de El Chichón, “Duro y a la cabeza”, ha prevalecido durante cuatro décadas: el objetivo siempre ha sido generar debate, cuestionar y poner a pensar a niños y jóvenes.

El Chichón fue fundado en 1978 por Armando Carías, que estuvo a cargo hasta 2007, cuando se integró Edgar Paredes. Para conmemorar el aniversario la agrupación se reunirá el domingo en el Aula Magna de la UCV, acompañada en esta oportunidad por Edgar Ojeda, cuentacuentos y músico radicado en Maracay, cuya carrera artística, casualmente, también cumple 40 años. Regresan a ese escenario después de casi 2 años: su último espectáculo allí fue en noviembre de 2016.

Dewis Durán, director de la agrupación teatral desde noviembre de 2015, dice que el espectáculo de mañana será una “piñata músicoteatral” que incluirá juegos y canciones. El espectáculo estará dividido en dos partes, “El Chichón y su banda”, seguidos por “Edgar Ojeda y sus amigos”, que interactuarán de manera cercana con el público.

Invitados especiales y ex integrantes del grupo teatral que siempre ha estado conformado por estudiantes de la UCV dirán presente de varias maneras. Algunos subirán al escenario a interactuar con el público y otros, que no podrán acompañarlos, dejaron su mensaje en video para ser proyectado durante la función junto con fotografías de muchas de las actuaciones de El Chichón, en las que han pasado por escenarios como las salas del Celarg y el Centro Cultural BOD.
Un perro que toca la batería, un tecladista, un guitarrista, un bajista, una bailarina y Chichón son los integrantes del grupo de rock acompañados por dos jóvenes a las que llaman ratoncitas. La voz que resuena es la de Ana Karina Roque, que grabó un disco con los temas que se escucharán durante la función. La actriz no pertenece al grupo desde hace tiempo, pero regresa como invitada especial para este show retomando su personaje original.

Durán asegura que el objetivo de El Chichón es generar trabajo dentro del teatro infantil que represente propuestas novedosas e interesantes, pero especialmente con mucha calidad. La intención es enmarcar las presentaciones de sus actores en la excelencia universitaria con el fin de presentar un espectáculo respetuoso con el público infantil.

“El teatro permite que los chicos se identifiquen con lo que observan sobre el escenario. Un niño que quizá sufre maltrato y no puede decirlo, al verlo le hace sentir que quizá alguien está también pendiente de él. ‘Eso es lo que me pasa a mí’, o a lo mejor ciertas situaciones que no son reales, sino fantasía, pero que a él le tocan, pueden generarle inquietudes, preguntas ‘por qué pasa esto, cómo se puede hacer para solucionarlo, lo que vi en la obra está ocurriendo en mi escuela, le sucedió a un amigo, a alguien”, afirma Durán.
Siempre ha sido objetivo primordial en la agrupación, desde sus inicios, despertar la curiosidad en los niños, cambiar su forma de ver el mundo e inspirarlos para que surja en ellos el sueño de ser actores, bailarines o músicos. “Especialmente estamos formando público; es evidente que si un niño ve mal teatro infantil, no va a verlo cuando sea grande. También es nuestro deber criar público para el teatro. Para esto tenemos el taller de teatro del Chichoncito, martes y jueves, donde desarrollan sus habilidades, juegan al teatro. Hacemos ese doble rol, el niño como espectador y como creador”, recalca Durán.

Las tablas se quedan solas
Dewis Durán, director del grupo teatral infantil El Chichón de la UCV, afirma que el teatro universitario se ve afectado por la situación general del país: “Incluso, hacer este espectáculo ha sido cuesta arriba. Hay que recuperar cosas que no están muy dañadas, pero comprar un potecito de pintura o pega representa un costo bastante grande. También hay un problema que nos afecta bastante dentro de la universidad, y es la falta de presupuesto. No hay dinero para hacer las cosas”.
Pero ese no es el único factor que interviene: la deserción también representa un obstáculo. “Afecta mucho también el ausentismo estudiantil. El Chichón usualmente está formado por 15 personas, mínimo. Ahora solo tenemos 7 porque muchos de los estudiantes se han ido. La falta de motivación en los muchachos, que son estudiantes, se une con que no perciben ningún tipo de salario. Es algo voluntario, pero ahora se les dificulta venir a ensayar por problemas de pasaje, porque no tienen efectivo”, dice Durán.

Un cumpleaños hecho canción con Edgar Ojeda y El Chichón
Aula Magna de la UCV
Domingo, 8 de abril
Hora: 11:00 am
Entradas: 50.000 bolívares

 

Fuente: http://www.el-nacional.com/noticias/entretenimiento/anos-cultivando-risas-para-generar-inquietudes_229953